Julio Anguita y la inmigración

En esta entrevista, Julio Anguita dice esto:

emigranang.jpg

¿Cómo es posible que Anguita diga eso? Es una persona que ha defendido con creces a las personas desfavorecidas (nacionales y extranjeras) y que esgrime los derechos humanos y los derechos constitucionales como pilares que deben guiar la política.

La única defensa que he escuchado de Anguita desde la izquierda sobre este discurso gira en torno a la idea de que Anguita no ve al inmigrante como un problema, sino a la inmigración: porque se están idealizando procesos migratorios masivos que son auténticas tragedias humanas (en muchos casos dejas a la familia atrás, tienes que adaptarte a una cultura-sociedad nueva, soportar prejuicios xenófobos, etc), sin ir al fondo de la cuestión y obviando el impacto que tiene en la clase obrera del país de acogida.

Primero he de decir que, tras leer la entrevista, suponer que Anguita critica eso, es mucho suponer. Pero bueno, vamos a creer que sí, que esas son las preocupaciones de Anguita.

Simplemente leyendo este informe de Oxfam y la Fundación porCausa se da uno cuenta de que se pueden considerar los procesos migratorios como tragedias humanas (nadie idealiza nada) y se puede indagar sobre el impacto en la clase obrera del país de acogida, sin por ello llegar a la conclusión de que hay que evitar las migraciones. La conclusión del informe es que hay que paliar sus inconvenientes (los que sean inconvenientes, porque, por ejemplo, los datos dicen que la inmigración no tiene un impacto significativo en la bajada o aumento de salarios del país de acogida) para facilitarlas, porque (spoiler nº1) las migraciones no se pueden evitar y porque (spoiler nº2) emigrar es una de las herramientas más eficaces que conocemos para sacar a personas de la pobreza y mejorar considerablemente su nivel de vida.

Ese informe recoge la postura sobre los flujos migratorios desde un enfoque de derechos. Analizando los datos, estudios y evidencias disponibles. Es decir, ofrece respuestas a los problemas que preocupan a Anguita. Y ofrece respuestas basadas en derechos humanos, en solidaridad, en justicia social, en internacionalismo, en inclusión… en los valores que abandera la izquierda, pero Anguita ha elegido la respuesta de la derecha.

Vamos por partes:

¿Usted cree que cualquier país europeo, especialmente el nuestro, puede decir: venid todos los que queráis? Venga, ¡que los buenistas lo digan!

El argumento de “venid todos los que queráis” es un ‘hombre de paja’ de libro. ¿Quién dice “venid todos los que queráis”? Lo que se exige es que no muera gente haciendo la travesía ni en la frontera. Por tanto, hay que reformar el sistema migratorio, promover más vías legales y seguras para que las migraciones sean más beneficiosas de lo que ya son para los países de acogida, los países emisores y para las personas emigrantes.

¿Millones? Compañeros del buenismo, ¿pueden venir millones? Enfrentaos a ese hecho.

Nos enfrentamos a ese hecho cada año, Hulio: por ejemplo, en 2016 vinieron a la UE de forma legal 4,3 millones (Ilegales fueron menos de medio millón. Datos de UNDESA y Frontex). Así que la respuesta es SÍ, pueden venir millones. No es pensamiento naif idealista (que es lo que entiendo que quiere decir Anguita con “buenismo”), es la realidad. ¿Y cómo pueden venir millones sin que se hunda la civilización? A lo mejor es porque, oh sorpresa, la inmigración no supone un gasto enorme para los Estados. Bueno, es más, no es que no suponga un gran gasto, sino que incluso genera beneficios. En España, el balance positivo ronda los 5.500 millones, equivalente a medio punto de PIB. Y eso sin hablar de pensiones y sostenibilidad del sistema. Más, en una de las valoraciones más recientes y ambiciosas que se han publicado, el Instituto Global de la consultora McKinsey ha estimado en 6,7 billones de dólares la contribución anual de los migrantes a la economía mundial. Los beneficios para los países de destino son extraordinarios: entre un 40 y un 80 por ciento del empleo creado entre 2000 y 2014 está relacionado con la aportación de los trabajadores extranjeros. ¿Más evidencias? Aquí y aquí tienes enlaces a varios estudios con conclusiones similares: el saldo es positivo.

Y no es que puedan venir millones, es que van a seguir viniendo millones. Los flujos migratorios no se pueden detener y apenas controlar, de lo que se trata es de gobernarlos. La persona que va a emigrar, lo va a hacer: si cierras una ruta, se abre otra, y siempre esta es más peligrosa, más larga y, por tanto, más insegura (más muertes).

Aportaré otro dato que parece que no incide pero sí. En el año 2050, Alemania tendrá ochenta y tantos millones de habitantes y el 70% de ellos serán de edad avanzada. Etiopía va a tener lo mismo y el 65% tiene menos de 35 años. Lo que está pasando aquí ya ha pasado en la historia de la humanidad. Las migraciones acabaron con el Imperio Romano y fue por fases. En cualquier aldea perdida hay un televisor y ven piscina y comida

Vaya, para estar en contra de la inmigración y no de los migrantes, este argumento es de lo más xenófobo. Y, una vez más, falso. No, Anguita, las migraciones no acabaron con el Imperio romano.

A los buenistas les planteo el problema: decimos a todo el que venga que se quede ¿sí o no?. 

Además de remitir  de nuevo a explicaciones anteriores, veamos qué dice el INE al respecto:

En la década que va de 2008 a 2017 entraron 558.467 personas desde África, mientras que abandonaron nuestro país 556.508 nacidos en el continente africano. Es decir, el saldo positivo es de sólo 1.942 africanos en una década. O sea, que ni a los que dijimos que se quedaran se han quedado.

Es decir, la gente se va o se queda en función de si le va bien o mal. Sorprendente, ¿verdad?

Pero da igual, Anguita no quiere que vengan y tiene una idea para evitarlo:

No explotarles sus recursos para que al desarrollar esa parte de Africa, ya no tengan que venir

Es justo al contrario, Hulio. Dices que te basas en datos y no te has molestado en mirar ni un dato sobre la relación entre desarrollo y migraciones. Y los datos dicen justo lo contrario: si África se desarrolla, emigrarán mucho mucho más. Los más pobres no emigran apenas y, a medida que tienes más ingresos, emigras. Y cuanto más dinero tienes hasta cierto umbral, más lejos emigras. Es lógico, para emigrar se necesitan, entre otras cosas, medios económicos, salud y una formación educativa que te permita albergar esperanzas de ganarte la vida allá adonde emigras. Y, obviamente, cuanto más lejos quieras emigrar, más medios económicos necesitas. ¿Y sabes qué? La inmensa mayoría de la población africana subsahariana está por debajo de la franja en la que se empieza a emigrar. Por tanto, si África se desarrolla, esas personas aumentarán su nivel de renta y será entonces cuando emigren. Y esos serán los millones que vendrán, no de otros lugares, ya que las otras zonas del mundo emisoras de migrantes ya han llegado a esa horquilla.

emigran.jpg

(La capacidad de emigrar aumenta a medida que se alcanza un nivel de renta medio, para caer en niveles altosGráfico tomado de Gonzalo Fanjul. )

Pero esperad, queda lo más importante: el desarrollo anima la emigración y… tachán, se genera un círculo virtuoso, porque genera desarrollo. Los datos dicen que emigrar es uno de los motores de desarrollo y progreso más eficaces que existen: solo el volumen anual de remesas (es decir, el dinero que los inmigrantes envían a sus países de origen) triplica el total mundial de los recursos de la ayuda al desarrollo, a lo que hay que añadir una larga relación de beneficios derivados de la circulación del talento, la capacidad de innovación, la movilización democrática o el incentivo a la educación superior. Y este, y no el argumento de que las sociedades de acogida se benefician económicamente de la inmigración, es el argumento más poderoso: emigrar saca a personas de la pobreza y contribuye mucho al desarrollo de los países emisores.

Así que, como la persona comprometida con los hechos y con los derechos que dice que es, espero que Anguita vire su discurso y deje de asumir el discurso de la derecha.

 

Postdata: apoyad a la Fundación porCausa, que hace un trabajo de investigación y periodístico enorme para cambiar el modelo migratorio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s