En la escuela se pasa la mano y ya no importan los contenidos

Mitos, mitos y más mitos.

Lo de “los niños de ahora son lo peor porque los profesores no exigen como antes y se ha perdido el respeto al profesor” es a la educación lo que “en África son pobres porque están retrasados” es a la pobreza.

Si una momia reviviera y observara el mundo, apenas podría reconocer nada… excepto la escuela. Es la única institución que, en términos generales, sigue prácticamente inalterable desde tiempos inmemoriales: aulas, pupitres y el profesor en su pedestal. Afortunadamente, en otros niveles se ha evolucionado (ya no se azota al alumnado… al menos en España. En Senegal, por ejemplo, se sigue haciendo, y en Inglaterra era legal el castigo físico hasta la década de los 80 del pasado siglo), pero la realidad es muy tozuda:

¿Ya no se trabajan los contenidos como antes? Es cierto, ¡¡ahora se trabajan mucho más¡¡

-Si tenéis o conocéis a niños en edad escolar, sabréis que tienen muchos más deberes para casa que los que teníamos nosotros. Pero mucho más. Y exámenes: controles al finalizar cada tema, luego los parciales y finalmente los exámenes finales.

-Yo no llevaba ni la mitad de libros de texto que llevan ahora, cada vez hay más asignaturas. ¿Es eso abandonar los contenidos?

Y a nivel evaluativo los contenidos conceptuales también son el principal factor de evaluación:

Creo (no tengo datos globales) que es cierto que ahora “se pasa más la mano”, pero también en la otra dirección, me explico: si un niño/a responde perfectamente a las preguntas teóricas de un examen, pero luego es incapaz de aplicar esos contenidos que ha memorizado, a ningún profesor se le ocurriría suspenderlo. Desde hace años las leyes educativas establecen que hay tres tipos de contenidos:

-los conceptuales (p.ej.: sé qué son los hidratos de carbono y sé qué alimentos son ricos en hidratos de carbono),

-los procedimentales (sé elaborarme una dieta equilibrada)

-y los actitudinales (conozco las ventajas de llevar a cabo una dieta equilibrada por tanto limitaré mucho la ingesta de bollería industrial).

Pues bien, en la práctica, si un niño no demuestra dominar los contenidos procedimentales ni actitudinales pero demuestra dominar los contenidos conceptuales, ese niño aprueba. ¿Se imaginan suspender a un niño que saca un 10 en un examen? Se pasa la mano.

Es decir, si memorizas temporalmente la definición de hidrato de carbono, todos contentos: eso es educación de calidad.

Por tanto, al igual que la pobreza es una cuestión un poquito compleja, la realidad educativa también lo es. Si nos fijamos en la mejor educación de Europa, quizá podamos debatir sobre educación sin tener que acabar desmontando una y otra vez los mitos y prejuicios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s