No es un dogma, es ideología

Estamos tan acostumbrad+s a ciertas reacciones y comportamientos, que inconscientemente las naturalizamos y las asumimos. La ideología dominante se impone sin despeinarse:

Cuando en política se adopta una medida que perjudica a buena parte de la población, que puede provocar que las personas afectadas y las solidarizadas con las afectadas, protesten, se manifiesten, se enfaden o paralicen el país; el político utiliza herramientas y mecanismos para evitar esas consecuencias.

Pero cuando un político adopta una medida que puede tener como consecuencia la huida de capitales, se da por hecho que va a ocurrir eso y ni siquiera se plantean mecanismos para evitar que eso ocurra.

Obviamente, buena parte de l+s polític+s que adoptan medidas a favor del poder económico, quieren instalar en la sociedad ese dogma: los mercados son entes abstractos, dioses sin rostro, cuyo mecanismo de funcionamiento se escapa de nuestro control.

Que un político rechace una propuesta porque ayuhenta a los capitales es ideología.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s