Conversación acerca de Triodos

Subo esta conversación (que mantuve y subí en otro sitio hace un año) porque ejemplifica uno de los muros con los que nos solemos encontrar los que pensamos que las cosas se pueden cambiar: la indolencia, lavarse las manos, el creerte que nada se puede hacer, que todos son (somos) iguales…:

4 de febrero de 2010, taquilla de RENFE (ahora, por lo visto, Adif).
Saco un billete y pago con mi tarjeta de Triodos Bank. El taquillero, la mira y murmulla:

-Triodos Bank… este banco no lo he escuchado en mi vida.

-Es un banco sostenible (me salió así de mal la expresión… el Santander es “sostenible” con todos esos beneficios), no invierte en actividades especulativas, ni en armamento… el año pasado lo eligieron mejor banco del mun…

-Ah (me interrumpe), en el momento en que crezca y se haga conocido hará lo que todos. (Típico argumento ibérico-latino).

-Bueno… este banco no es nuevo; aquí sí, pero en Europa lleva 30 años actuando de esta manera.

Tuvo un momento de duda… pero los taquilleros tienen tablas:

-Mira, esta mañana ha estado aquí un sindicalista (?) y se lo he dicho: “La política y la honradez son incompatibles. No puedes ser honrado y ser político. Ojo, no por el político en sí, sino por el entorno, la propia política te hace perder la honradez.”. Y que me perdone si alguien se ofende. – Me comentaba mientras gestionaba mi billete.

La duda se pasó a mi bando: ¿le pongo el ejemplo del alcalde de Marinaleda, que hace pública su cuenta corriente y no tiene nada ahorrado? ¿O será peligroso sacar ese ejemplo, sabiendo que, por pura estadística, es probable que este hombre sea más bien conservador? Al final me pudo la imprudencia… From losts to the river (que para eso acabo de volver de London):

-Bueno… el alcalde de Marinaleda, por ejemplo, hace pública sus nóminas y su cuenta… no se puede meter a todos en el mismo saco.

-Yo respeto mucho a ese hombre (Uf…), pero es normal, está así porque está en Marinaleda, si fuera alcalde de Madrid o una de esas y no de Marinaleda, a ver si era tan honrado.

Menos mal que mientras decía estas palabras me daba el billete y me devolvía la tarjeta de “ese banco que es como todos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s